sábado, 10 de febrero de 2007

Seguimos acercándonos








Un año después hicimos: "Tú confíate, que llegará el carnaval y seguiremos sin nombre para el cuarteto", vamos, "EL GUIÑOL". Lo mejor de este año fue sin duda alguna la cabalgata. La vergüenza que dicen que no tenemos evidentemente la perdimos allí, ya que nuestro humilde disfraz (para el "Paji", las cortinas de su abuela), se acababa en los muslos, ya que íbamos de marionetas, y no pensamos en las manos que las llevan. Siempre nos reiremos de la cabalgata que se pegó nuestro fiel figurante Luis con una careta de extraterrestre (por la que preguntaban el otro día). De hecho, y para dicha del lector, si pinchan en la foto, podrán ver al susodicho con la susodicha y el día de la susodicha. Por cierto, Luis ni ha vuelto ni volverá a salir en las cabalgatas. Lo bueno del tipo es que era muy fácil de quitar y por eso acabó Pablo "La Vilma", con él puesto más de una noche. En fin, otro año que disfrutamos muchísimo, ya que también hicimos con Julio y Ana, y "el Bolo", la revista AJAJAPERRO, de la que ya hablaremos, y a la que le tenemos mucho cariño. ¡Hasta mañana!


2 comentarios:

Adán Altero dijo...

Albricias, buenos señores, por fin los ingenios telemáticos nos permiten tener a esta pareja de dos a disposición de las miradas de todos, leer los comentarios -cosa que aún no he hecho- que tan gentilmente tengan a bien brindarnos o saciar nuestra curiosidad y hallar por fin la respuesta a la pregunta que nos formulamos, día tras día, con creciente inquietud mientras nos mesamos las luengas barbas: ¿por qué, o Dios mío, por qué?
Saludos, a ver si mañana me lo leo todo.

Troche y Moche dijo...

Amigo Altero. Nos alegra enormemente que se mese la luenga barba. Luego tiene barba y no se muerde la lengua, y en la mesa la barba no se mesa, ni se saca la luenga lengua para algunos, y para otros no. Mientras hoy usted sigue leyendo, nosotros mientras buscamos la respuesta para echarle una mano. Saludos.